top of page
Buscar
  • Foto del escritorD. Arias

Amor de Dios

Hace ya muchos años,

en tiempos inmemoriales,

hice una criatura

a mi imagen y semejanza.

Con algo de barro

y un poco de excremento

la moldeé y le puse nombre.

Después la odié y la castigué

con una excusa pueril

hasta que, un día, consciente de mi

soberbia -mas sin decírselo a ella,

me arrepentí y decidí "amarla".

Pacté con ella una segunda oportunidad

pero pronto me di cuenta

de que ese "amor" que yo le daba

estaba viciado por la culpa.

Han pasado los siglos

y la culpa no se va.

Aunque a menudo me desentienda

de la criatura,

ella sigue ahí,

a pesar de mis desplantes,

apegada y fiel a mí

siempre frágil y en deuda eterna

conmigo

por el hecho de haberla creado

y de haberle dado

un amor tan raro,

tan indescriptible,

y casi siempre tan indescifrable

como el mío.

Por fortuna,

y para bien de mi existencia,

ese amor que yo le doy

es el que al parecer prefiere

(en lugar de quedarse sola)

la criatura hasta el sol de hoy.

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Que Dios te bendiga

–Aquello fue terrible, te digo. Un horror. ¿Cómo puedes concebir eso? ¿Cómo puedes hacer algo así y entenderlo? Para la gente es fácil hablar y pontificar sobre lo que pasa en un lugar cuando vives a

Muerte y resurrección

(Tomado del Cuaderno de ejercicios) Vuelvo una y otra vez a este cuaderno que llamo “de ejercicios” por el placer de leerlo y de escribirlo. Me encuentro de nuevo con ese viejo amigo que de manera inc

El rescatista

Me encuentro sentado debajo de un árbol. No quedan muchos árboles aquí, y cada vez son menos las construcciones que quedan en pie. Probablemente mañana o en los próximos días serán destruidas otras ca

Comments


bottom of page