Escribir es improvisar, es mimetizarse: es sumergirse en uno mismo hasta perderse.