• D. Arias

No dejar de caer

Actualizado: 4 de dic de 2020

Una bruma de atardecer, entre pálida y dorada, con matices anaranjados, cubre hace horas la ciudad. Las campanas de una iglesia suenan. Un hombre divisa desde lo alto de una montaña la extensa sabana, los edificios amontonados, las multitudes que se abren paso entre los buses atravesando calles y semáforos en verde o en rojo. Allá, desde lo alto, el hombre escucha el murmullo de la ciudad que se resiste a dormir. Una ciudad que todas las tardes se llena con el ruido de los motores y los pitos de los carros. Los estudiantes, entre tanto, abandonan las aulas. Van caminando con la fatiga a cuestas, los pies a rastras, los cuerpos encorvados y las mentes adormecidas. Los corredores del pabellón quedan vacíos y silenciosos. Afuera, la ciudad enciende sus luces, y con las luces la penumbra se dibuja. La ciudad se convierte en un inmenso juego de luces y sombras. Arriba, mientras tanto, el mismo hombre que acaba de dar su clase conserva intactas sus ganas de volar, de lanzarse al vacío y no dejar de caer…








11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Gobernante

Ahora que ha sido elegido para ocupar ese cargo, el hombre tiene en su despacho varias opciones: una de ellas es acercarse a los otros y escucharlos. Otra es hacer oídos sordos a los reclamos y seguir

Hace unos años, en algún lugar

El sol, en una esquina, apenas se asoma, mientras el viento frío recorre las calles del poblado. La conjunción de dos planetas se hizo efectiva hace unos días. Solo unos pocos lo advirtieron. Tres mer