Buscar
  • D. Arias

Los payasos peligrosos

Actualizado: 23 nov 2021

De repente aparecieron en escena, sin que nadie los advirtiera. Dijeron dos o tres cosas y nadie los tomó en serio. “Al fin de cuentas”, comentó la gente, “solo son unos payasos… no llegarán muy lejos”. Sin embargo, de decir dos o tres cosas graciosas, pasaron a ser seguidos y escuchados por multitudes. La gente empezó a tomarlos en serio, e incluso ellos mismos se tomaron en serio, conscientes del apoyo del que ahora gozaban. Con el tiempo los payasos se volvieron más serios y amenazantes. Para sorpresa de muchos, incluidos ellos mismos, se lanzaron a elecciones y resultaron ganadores. Pasó hace cinco o seis años, pasó hace tres, pasó hace dos, y seguirá pasando todos los años, según los signos de los tiempos. Ya no son más los payasos marginales que dicen cualquier cosa y la gente se ríe. Ahora son gobernantes y presidentes de países. Sin ser cercanos, esos payasos encuentran afinidades. Se hacen “amigos”, o más bien aliados, pues en política, les dicen, no hay amistades sino intereses, y no hay amigos sino aliados. Los payasos ya lo saben (son payasos, no tontos) y sabiendo eso se embarcan en la aventura. Pero al cabo de un tiempo, se dan cuenta de que, aunque embaucar y entretener adultos a veces es tan fácil como engañar y recrear grupos de niños, la aventura no es tan sencilla como parece. Sus ceños fruncidos y bravuconadas no son creíbles (al fin de cuentas siguen siendo payasos), pero sí dan mucho de qué hablar y de comer. El tiempo pasa y el momento de abandonar el cargo se acerca. Entonces los payasos se van marchitando y poniendo tristes, ya que después de todo, la aventura se ha vuelto excitante y adictiva. Las gentes advierten el peligro de haberlos elegido, pero a veces es muy tarde. Desembarazarse de los payasos no es tarea fácil. A veces pasan años antes de recomponer las cosas que los payasos en poco tiempo han deshecho.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Hoy es Victoria’s Day en Canadá, o día de la reina Victoria. Una reina que duró como 64 años en el trono, que se casó con 20 años (dicen que fue ella quien pidió matrimonio a su enamorado, el rey Albe

El otro día, en un supermercado, la cajera me pregunta antes de pagar: nananá nananá ¿sac? Yo la miro con cara de interrogante mientras trato de descifrar lo que me acaba de decir (en ese instante pas

Lo de los nombres acá es algo cómico. El otro día leía un post de alguien que contaba los “dramas” de pronunciación para deletrear su nombre y su significado. Yo no tengo problema con el mío (David) p