Buscar
  • D. Arias

Diario inmigrante (n°1)

Actualizado: 3 mar

Llevo unos días en este país. Hoy cayeron montones de nieve. Pero eso no es nada, me dicen algunos. Y me describen los inviernos de hace treinta o cuarenta años en los que supuestamente sí hacía frío, y las montañas que se acumulan cuando caen treinta, cuarenta o más centímetros de nieve. Es como si me dijeran: no te quejes porque no has visto nada. En realidad, no me quejo. Solo me sorprendo porque toda esta nieve y este frío son para mí algo nuevo.

En estos días me la he pasado haciendo trámites. Que la tarjeta de esto, que la tarjeta de aquello, que el teléfono, que la cuenta de banco, que el permiso de no sé qué, que una cosa y la otra (y con este frío y estas nevadas a veces se complica un poco hacer estas diligencias). No sabe uno por dónde empezar, pero con la ayuda de conocidos y de buenos samaritanos que nunca faltan, las cosas se hacen menos difíciles. El invierno, al menos por ahora, lo tolero. Fue muy difícil, pero también divertido, caminar esta mañana en medio de tanta nieve. Pero lo hice y descubrí que no estoy tan mal de estado físico. Lo más difícil es el francés. Eso de ir a todas partes y que lo tomen a uno por idiota por no saber el idioma es bastante incómodo. A veces trato de hablar en inglés, que es un poco mejor que mi francés, pero he notado que, aunque a algunos no les importa, no todo el mundo lo recibe bien.

Hay días en los que me aburro un poco sin explicación. Algunos me dicen que es el invierno. Otros me dicen que es una sensación normal porque estoy fuera de mi país. La nostalgia de no estar en tu hogar, la extrañeza de estar en otra parte, lejos de tu familia, de tus amigos. En los primeros días pasa eso, me dicen. Ya después te irás acostumbrando.

Alguien me dice que escribir puede ayudar. ¿Escribir qué?, le digo. No sé. Un diario, una carta, lo que se te ocurra. Entonces me siento y escribo. Después de un rato, me canso. Pero sí, creo que al final escribir ayuda. A veces es terapéutico, a veces no. A mí escribir me trae recuerdos. Algunos me gustan, otros no tanto. Entonces, en conclusión, escribir a veces ayuda, a veces no. A veces entretiene, a veces duele.


Hay quienes dicen que busque trabajo, así sea “bajo cuerda” o “sous la table”, como dicen aquí. Otros me dicen que no lo haga. Que primero estudie el idioma y lo aprenda y después de eso sí busque trabajo. La verdad es que tengo algún dinero, y me gustaría aprender el idioma. Pero también es cierto que un dinero extra no caería mal. Tengo los próximos días para reflexionarlo.




42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Hoy es Victoria’s Day en Canadá, o día de la reina Victoria. Una reina que duró como 64 años en el trono, que se casó con 20 años (dicen que fue ella quien pidió matrimonio a su enamorado, el rey Albe

El otro día, en un supermercado, la cajera me pregunta antes de pagar: nananá nananá ¿sac? Yo la miro con cara de interrogante mientras trato de descifrar lo que me acaba de decir (en ese instante pas

Lo de los nombres acá es algo cómico. El otro día leía un post de alguien que contaba los “dramas” de pronunciación para deletrear su nombre y su significado. Yo no tengo problema con el mío (David) p