• D. Arias

Amanecer

Actualizado: 2 de dic de 2020

A las cuatro de la mañana se escucha el ruido de los primeros autos. Surcan veloces las avenidas sin mucha ley ni precaución. Un perro aúlla. Un gato cruza la calle. Un transeúnte trastabilla mientras camina. Se encienden algunas luces, se apagan otras. Personas laboriosas toman la ducha, tienden la cama, preparan el desayuno y se aprestan a lanzarse sobre las calles vacías aún sumidas en la semipenumbra. Miradas soñolientas y sombrías aparecen. Empieza a clarear. La gente sale de casa: una mujer, un hombre joven, un niño uniformado, el anciano que lo acompaña. Entretanto, en un rincón del parque, a la vuelta de la esquina, alguien empuña un cuchillo…


Lever du soleil


À quatre heures du matin, le bruit des premières voitures se fait entendre. Ils parcourent les avenues sans trop de loi ni de prudence. Un chien hurle. Un chat traverse la rue. Un passant trébuche en marchant. Certaines lumières s'allument, d'autres s'éteignent. Personnes travailleuses prennent la douche, font le lit, préparent le petit déjeuner et s’apprêtent à se jeter dans les rues vides encore plongées dans la semi-obscurité. Des regards somnolents et lugubres apparaissent. Il commence à éclairer. Des gens quittent la maison: une femme, un jeune homme, un enfant en uniforme, le vieil homme qui l'accompagne. En même temps, dans un coin du parc, au coin de la rue, quelqu'un tient un couteau...






9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Gobernante

Ahora que ha sido elegido para ocupar ese cargo, el hombre tiene en su despacho varias opciones: una de ellas es acercarse a los otros y escucharlos. Otra es hacer oídos sordos a los reclamos y seguir

Hace unos años, en algún lugar

El sol, en una esquina, apenas se asoma, mientras el viento frío recorre las calles del poblado. La conjunción de dos planetas se hizo efectiva hace unos días. Solo unos pocos lo advirtieron. Tres mer